menú del día
Home / , , / Con EPN nivel de vida de los mexicanos cayó 40 %; crisis financiera se ha ampliado: especialista
Con EPN nivel de vida de los mexicanos cayó 40 %; crisis financiera se ha ampliado: especialista
Por:  / 3 septiembre, 2015
Comparte

Edgar Rosas / Revolución 3.0

(03 de septiembre, 2015).- La situación económica en México no ha sido favorable desde el 2012, y en la actualidad la crisis en la materia que atraviesa el país es atribuida al panorama internacional poco alentador que se está presentando. Para el maestro Alejandro Álvarez Béjar, contrario al discurso oficial, la situación económica mexicana actual se debe a los desajustes internos que se han presentado en la administración peñista.

Al participar en el juicio ciudadano convocado por la Constituyente Ciudadana y Popular, el licenciado en economía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) hizo un diagnóstico del panorama económico a tres años de la llegada de Enrique Peña Nieto a Los Pinos. En este, el también profesor titular del UNAM manifestó que desde el 2012 México se encuentra inmerso en una crisis, la cual a la fecha se ha ampliado.

“Estamos llegando a la mitad del sexenio con una mezcla de problemas económicos, políticos y sociales (…) Si quisiéramos hacer un recuento de los tres años de Peña Nieto tendríamos que decir que entramos en el 2012 en una crisis financiera y a la mitad del sexenio la crisis financiera esta ampliada. En el comienzo la crisis financiera estaba asociada solamente al problema de las hipotecarias y las constructoras y hoy en día tenemos las crisis en las fianzas públicas y las privadas”, dijo.

Álvarez Béjar subrayó que a tres años de EPN en el ejecutivo la economía mexicana se encuentra estancada, además que los niveles de vida de la gran mayoría de la población están por debajo de la media. Añadió que si bien existen cifras que indican que se redujo la pobreza extrema, “la pobreza en general ha aumentado”.

“Vivimos en una economía estancada. El ritmo de crecimiento apenas da para cubrir la tasa de crecimiento de la población, eso en términos prácticos no es nada. Tenemos una clara depredación de los recursos naturales y el ejemplo más claro es el caso del petróleo.

Tenemos un deterioro muy importante de los niveles de vida por los bajos salarios reales. La sociedad de México acumula una caída del 40%. Es un elemento sumamente preocupante y al mismo tiempo vemos que hay un desempleo muy alto, subestimado en las estadísticas oficiales que afecta especialmente al sector de los jóvenes y al sector de jóvenes más educados. Eso es lo que vivimos. Hace poco salieron cifras que plantean que la pobreza extrema se redujo un poco, pero la pobreza en general ha aumentado”, manifestó.

En este sentido reiteró el grave problema de desigualdad. Recordó que hoy en día el 1 % de la población acumula cerca del 40 % de la riqueza mexicana. A esto, dijo, se le debe sumar la crisis política y de derechos humanos que ha convertido a México en un país de desaparecidos.

“Tenemos un aumento en la informalidad, que es un reflejo del problema de desempleo. Y al mismo tiempo tenemos una concentración de la riqueza escandalosa: el 1 % de la población se lleva prácticamente el 40 % de la riqueza del país y ahora no tenemos que ser muy elegantes, los nombres se conocen, los 3 multimillonarios combinan mineras, aseguradoras, compañías explotadoras de petróleo, todo, absolutamente todo. Al mismo tiempo estamos viviendo una crisis política que no se ha resuelto por el problema de las desapariciones forzadas, y las ejecuciones extrajudiciales. Pero no sólo por eso, por este problema es que se han denunciado conflictos de interés entre la promoción de obras del gobierno y la recepción de favores por parte de los gobernantes.

Tenemos una militarización anticonstitucional en varias regiones del país. Literalmente las tenemos en Estado de sitio, sin haber convocado a los congresos estatales, sin haber convocado a nada. El asunto se mueve como si cada quien pudiera hacer lo que se le pega la gana, y los diagnósticos son innecesarios. Hay desvío de poder, impunidad, y como se dijo, ausencia de justicia”, expuso.

En este sentido tocó el tema de los desajustes internos. Dijo que los problemas económicos del país si bien tiene que ver con el exterior, principalmente son producto de los movimientos del gobierno peñista.

“Es muy importante decir (que) son desajustes internos, porque se habla en el discurso oficial que todo se debe a problemas del exterior: ‘paso una mosca por Grecia y aquí se cayó el peso’, pero no, los problemas que estamos viviendo son producto fundamentalmente de desajustes internos, ese es el primer problema. También tenemos algunos problemas que son externos” dijo.

El economista recordó que ya van más de 30 años desde la llegada del modelo neoliberal a México y 20 años desde la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Detalló que las promesas de crecimiento, trabajo y estabilidad planteadas con el modelo neoliberal, a más de tres décadas no han llegado.

“Estamos en esta fase que se cumplen tres años de gobierno, pero se cumplen 33 años de neoliberalismo, y 20 años del TLCAN. Entonces el modelo (neoliberal) está entrando en una fase de desorganización profunda, porque en el curso de este tiempo no nos ha dado crecimiento, y lo prometió; no nos ha dado seguridad financiera, no nos ha dado empleo, no nos ha dado buenos salarios, y ahora se está convirtiendo en un problema porque tampoco está resultando capaz de resolver los propios desequilibrios que genera.

“Las reformas estructurales llegaron al calor de la crisis y con la idea que eran la única alternativa para superar la crisis. Hoy vamos entrando en (otra) crisis y se repite la misma cantaleta. Se está recortando el gasto, pero lo que están haciendo es comenzando a descargar paulatinamente el asunto de la crisis sobre el conjunto de la población trabajadora. Pero más en concreto, hoy a través de los recortes del gasto es castigar a los sectores que están resistiendo”, manifestó.

Sobre los más de 30 años de modelo neoliberal, Álvarez Béjar insistió que la responsabilidad ha sido de los gobiernos priistas y panistas que han “caminado de la mano” con organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial (WB, por sus siglas en inglés), doblegándose a los lineamientos que estas instituciones han establecido.

“Una de las cuestiones es que llevamos 33 años (con neoliberalismo) y la responsabilidad primaria recae en una sucesión de gobiernos priistas y panistas, que corrieron de la mano con la llamada condicionalidad de los organismos internacionales. Las políticas que se aplicaron aquí fueron comprometidas con el FMI, con el WB, con el gobierno de EUA y con la OCDE. No son políticas que se les ocurrieron. Sabían lo que estaban haciendo y lo que querían era desmantelar lo poco que pudiéramos tener de Estado de bienestar: la salud pública, la educación pública y la seguridad social para convertir esos espacios en espacios de expansión de los negocios privados de los empresarios mexicanos e internacionales”, enfatizó.

El fracaso de la reforma energética

Álvarez Béjar habló sobre el fracaso que ha representado la reforma energética, la cual es considerada como la madre de las reformas. En este sentido reiteró que ante la caída de los precios del petróleo nadie va a querer invertir en México.

“La reforma energética se les está cayendo porque se cayó el precio del petróleo y la producción. Y entonces en ese horizonte el tesorito está valiendo para puras vergüenzas porque no hay interés de sacar petróleo en aguas profundas, para lo cual se necesitaría que el precio fuera de 80 dólares por barril y estamos en 34 o 40 dólares por barril, ósea que nadie le va a meter dinero. Y el problema de fondo es que hay un cambio de saturación en el mercado petrolero nacional, entre otras cosas, alentado por E.U.A. Hay que decirlo con claridad, E.U.A está saturando el mercado petrolero porque sus compañías petroleras quieren el control de las reservas internacionales”, apuntó.

En este sentido reiteró que ante el intento de imponer estos cambios se ha iniciado un “golpeteo” a la sociedad, con el cual se busca, en palabras del ecónomo, romper la resistencia de comunidades a la puesta en marcha de megaproyectos energéticos.

“La energética era la madre de todas las reformas pero como se cayó el precio del petróleo, ahora alegan que la fundamental era la educativa. Lo que están buscando, y por eso el golpeteo a las comunidades, es despojar de sus territorios y por eso el golpeteo contra la prensa y los estudiantes y contra todos los que se solidarizan con esas luchas. Porque lo que quieren es romper la resistencia para poder convertir eso en un negocio privado de nacionales y extranjeros.

“En el caminos lo que han hecho es destrozar empresas estatales, y todo con cargo a los trabajadores; hicieron polvo Luz y Fuerza y le echaron la culpa a los del SME, pero resulta que la empresa tenía gerentes y un consejo de administración, en donde el SME sólo tenía 2 representantes pero que no decidían nada. Ahora están echando la culpa de la crisis de la educación al magisterio, están echando la culpa del desastre de la salud a los médicos, enfermeros (…) Los victimarios son estos regímenes que a la entrada de Peña Nieto añadieron un elemento nuevo: el PRD apoyó todas las reformas neoliberales. Esa es la novedad, lo demás es lo mismo de siempre”, manifestó.

Ante este contexto de crisis económica, el especialista calificó como importante desarrollar las capacidades productivas de la nación. Al respecto, dijo, no es necesario tener un posgrado en el extranjero para encontrar soluciones básicas.

“En esos 33 años han ofrecido economía en crecimiento, buenos salarios, empleo, seguridad, y no la hay. Nos quieren hundir en un hoyo negro dando la idea que no hay alternativa. Pero sí hay alternativa, y no tienen que quebrarse la cabeza ni es necesario tener posgrados en el extranjero.

Necesitamos desarrollar nuestras capacidades productivas, y eso implica tener mano de obra educada, capacitada y activa en el campo y la ciudad. Necesitamos que la política económica tome en cuenta los intereses de todo y no nada más los grandes monopolios. Este es un problema central. Necesitamos regulaciones, el problema de la apertura es un experimento que no ha funcionado en ningún lugar del mundo. La apertura indiscriminada no ha sido el camino para el desarrollo de nadie en el mundo y nosotros tampoco vamos a hacerlo”, expuso.

Además de lo anterior, manifestó: “la gente pide democracia electoral y nos dan manipulación, fraude, trampas, compra de votos, porque están aterrados de que la gente se canalice a la protesta electoral. Necesitamos democracia electoral, pero también directa en las escuelas, en fábricas, sindicatos, en todos los ámbitos, la gente quiere participar. Necesitamos una política que ponga énfasis en la creación de empleo y en el desarrollo de las potencialidades de los jóvenes”.

Deja un comentario
Te puede interesar
Lo más reciente
tenemos una cita
Suscríbete
Recibe nuestras más recientes noticias vía E-mail.